Soluciones de seguridad

¿Cómo realizar un análisis de riesgos de seguridad para un evento?

La organización de eventos es una tarea de una gran responsabilidad llena de pequeños y grandes detalles para que pueda llegar a ser un éxito. Uno de los retos que tienen ante sí los organizadores de eventos es el de la seguridad y, en demasiadas ocasiones, no es sencillo poder determinar fácilmente cuáles son los riesgos que corremos y cómo evitar que nuestros invitados puedan estar en peligro.

El dispositivo ideal de seguridad es aquel que no se percibe, pero que está ahí para protegernos y para llegar a hacerlo realidad, debemos analizar todos los riesgos. En este artículo te presentamos una pequeña guía que te ayudará a tener una visión más completa de los riesgos de seguridad en la organización de tu evento.

Análisis de riesgos de seguridad para eventos: lo que debes tener en cuenta

Empecemos por el principio. Se trata de algo que hemos repetido en muchas ocasiones: el riesgo cero no existe. Intentar crear un ‘riesgo cero’ es una ficción, siempre existirá un riesgo, por pequeño que sea, a que suceda algo inesperado que pueda alterar el programa de un evento. Nuestro trabajo es determinar cuáles son los riesgos y contemplar todos los escenarios posibles.
New call-to-action

Para poder hacerlo, es necesario desarrollar un plan de seguridad que establezca cuales son los riesgos más importantes, el tipo de evento ante el que estamos y un análisis pormenorizado de todos ellos.

Cuáles son los riesgos de seguridad en un evento

En un primer momento deberás determinar qué tipo de evento vas a organizar, puesto que de esta primera definición se derivarán buena parte de las conclusiones y medidas que se tomarán. Nos referimos a si se trata de un evento deportivo, una gala, una cena, una entrega de premios…

Seguidamente, debes conocer el recinto en donde se va a realizar. Si, por ejemplo, se trata de un evento deportivo o una carrera en la vía pública, deberás conocer a la perfección las características del espacio, que en estos casos serán muy diferentes:  qué medidas de seguridad tiene incorporadas, qué puntos fuertes y débiles de cara a la seguridad tiene o si podrás instalar puntos de control al acceso, un núcleo central de control, si tiene o no cámaras de seguridad, etc.

Durante un evento pueden aparecer muchos tipos diferentes de riesgos y será nuestra misión detectarlos y reflejarlos en el plan de seguridad.

A grandes rasgos, estos son:

  • Riesgo de intrusión: Dependiendo del tipo de evento, este riesgo puede ser más o menos elevado. A nadie le gustan los intrusos en una fiesta o un torneo, puesto que son elementos que pueden tener únicamente la intención de ver a sus ídolos, o bien causar alboroto.
  • Riesgos de alteración del orden: Uno de los riesgos más importantes, ya que incluso los de menor importancia pueden llegar a ser muy llamativos. Una protesta durante un evento benéfico o enfrentamientos entre dos hinchadas durante un partido, pueden crear una muy mala imagen pública que debemos poder evitar.
  • Riesgo de robo: Un evento empieza y acaba mucho antes de que lleguen y se marchen los invitados. El transporte de suministro, material audiovisual o de equipos de montaje, puede incluir el riesgo de robo de todo ese material, además de que se produzcan robos en la guardarropía o en cualquier otro lugar del evento.
  • Riesgo de atentado: El peor escenario es este, ya que un atentado durante un evento es una tragedia ante la que no queremos poner a nuestros invitados. Esta categoría de riesgo es, sin duda, la más compleja y difícil de afrontar.
  • Otros riesgos: Hay situaciones complicadas que pueden generarse de una manera muy trivial. Por ejemplo, un fallo en el suministro eléctrico puede desencadenar, además de una gran incomodidad, una situación de evacuación desordenada. Estos eventos también deben estar contemplados en el plan de seguridad del evento.

Una vez determinados los riesgos, debemos determinar las variables de seguridad del evento en sí. Estas variables marcaran el grado de medidas de seguridad que tenemos que desplegar.

  • Asistencia: El total de público que esperamos nos permitirá desplegar un plan de seguridad u otro. No será el mismo plan de seguridad para un evento pequeño, con menos de 100 asistentes, que el de una gran cena benéfica con 400 invitados.
  • Categoría del evento: El plan de seguridad no será igual para un cóctel en la terraza de un hotel, que para una final de un torneo deportivo de primera escala
  • Asistencia de VIP: Los VIP y las autoridades requerirán un esfuerzo extra en seguridad. Si tenemos entre los asistentes a una autoridad del Estado, posiblemente deberás trabajar en coordinación con su equipo de seguridad para garantizar que todo esté completamente bajo control.

En caso de que sea necesario, la normativa vigente en España obliga a que el representante de la seguridad del evento trabaje en estrecha colaboración con el coordinador de seguridad, que es una figura del Cuerpo de Seguridad y Orden Público del territorio en donde se desarrolle el evento.

A partir de un análisis de riesgos e investigación sobre los procesos anteriores y posteriores al evento, así como la seguridad en todos los puntos del recinto, podemos detectar todos los riesgos generales y concretos para evitarlos y garantizar un desarrollo sin incidentes.

¿Quieres saber más sobre cómo analizar riesgos en tu evento? Descarga nuestro ebook gratuito.

En Prosegur lo que cuentan son las personas. Apostamos por una comunicación más cercana y transparente que nos permita conocer las inquietudes y necesidades de nuestros clientes y nuestros empleados.

PONTE EN CONTACTO