Soluciones de seguridad

La tele-ronda, una forma de optimizar la vídeo vigilancia en tu empresa

Una de las mejores maneras de mantener de manera consistente la seguridad de cualquier establecimiento, negocio o empresa es aprovechar las potencialidades de la vídeo vigilancia. Las cámaras de seguridad pueden hacer el trabajo de varios vigilantes sin necesidad de que haya alguien físicamente en el espacio vigilado, porque se multiplican los «ojos» que revisan cada rincón durante las veinticuatro horas. Sacarle el máximo partido al sistema de videovigilancia es, a la larga, una buena inversión.

La tele-ronda, una forma de aprovechar las cámaras de vigilancia

A través del servicio de tele-ronda, el circuito cerrado de televisión (CCTV) del cliente se conecta al Centro de Control de Prosegur Seguridad. De este modo, aprovechando la infraestructura existente se pueden supervisar de manera remota las instalaciones. En caso de no existir esta infraestructura de cámaras de seguridad, Prosegur puede ponerla a disposición del cliente adaptándola a sus necesidades y, además, ofrecer asesoramiento sobre horarios, frecuencias, duración de la vigilancia, puntos clave y recorrido de las cámaras. La operativa de la vídeo vigilancia es totalmente adaptable.

Los beneficios de un sistema de vigilancia flexible

Al poder acoplarse a cualquier escenario, la tele-ronda es un activo para la seguridad de cualquier empresa que puede estar a pleno rendimiento en muy poco tiempo. Nuestro sistema se adapta a cualquier instalación de cámaras existente con anterioridad, es 100% personalizable y puede estar en funcionamiento todos los días del año. Pone a disposición del cliente la tecnología más puntera del sector y profesionales formados en la excelencia, avalados por la dilatada experiencia en seguridad y vigilancia de Prosegur. Este tipo de alternativas tecnológicas reducen los costes en seguridad cubriendo los más altos estándares de calidad sin requerir un desembolso prohibitivo.

La monitorización remota a través de cámaras de vigilancia comporta multitud de beneficios: ofrece supervisión en tiempo real de lo que ocurre en las instalaciones, permitiendo que esta supervisión sea simultánea en varios puntos; además, la presencia de las cámaras de seguridad comporta un factor altamente disuasorio ante conductas no deseadas y favorece una respuesta rápida, pues permite la reacción instantánea del profesional encargado de la tele-ronda en caso necesario.

Cómo funciona la tele-ronda

El primer paso, antes de establecer un sistema de vídeo vigilancia remota, es analizar las necesidades del cliente y las características del espacio a monitorizar. En función del número de cámaras existentes o de necesaria instalación, se diseña con el cliente la distribución y las zonas a vigilar. Se define la operativa de la tele-ronda: franjas horarias, repeticiones semanales, puntos clave, número de cámaras activas en cada momento, duración de cada «pasada» de la cámara, etc. Este protocolo es amoldable a las necesidades y peticiones del cliente.

Una vez establecida la operativa se presta el servicio en función de lo que el cliente ha solicitado. En caso de que se produzca una incidencia se procede según el protocolo establecido con anterioridad y se genera el correspondiente informe de actividad. En función del tipo de incidencia y su gravedad la respuesta debe ser de acuerdo al protocolo específico para ella, acordado también con anterioridad y adaptado a las necesidades de quien solicita la prestación del servicio.

En Prosegur lo que cuentan son las personas. Apostamos por una comunicación más cercana y transparente que nos permita conocer las inquietudes y necesidades de nuestros clientes y nuestros empleados.

PONTE EN CONTACTO