Soluciones de seguridad

Los beneficios de tener vigilancia presencial en la empresa

Cuando cualquier negocio recurre a una empresa de seguridad y vigilancia está buscando, básicamente, lograr tres objetivos principales: la prevención de situaciones no deseadas, la capacidad de reaccionar rápido si estas se producen y, sobre todo, algo tan difícil de definir pero tan fácil de percibir como la sensación de seguridad. Te explicamos por qué la vigilancia presencial es un factor que deberías tener en cuenta.

Un vigilante de seguridad es un aviso difícil de ignorar

Hay otros sistemas de seguridad y vigilancia efectivos y mucho más discretos, como las cámaras de vigilancia, por ejemplo. Pero una persona física, uniformada y con el distintivo de Prosegur Seguridad, cuya presencia no se puede obviar envía un claro mensaje: este establecimiento está protegido por un profesional que no dudará en reaccionar si es necesario. Es la mejor manera de prevenir y transmitir a todo el mundo ese sentimiento, tan esquivo, de protección y seguridad.

Ofrece una mejor y más intensa monitorización

Un profesional puede realizar muchas tareas de manera más efectiva y completa de forma presencial de como lo haría de forma remota. La monitorización de lo que sucede en tu negocio en un momento determinado puede ser mucho más exhaustiva si existe un vigilante de seguridad con experiencia en el lugar, que pueda verificar que todo está en orden y ponga remedio a cualquier situación no prevista. Con un vigilante de seguridad no existen «puntos ciegos», ni fallos de conexión a Internet.

Mejora tu imagen de marca y la atención a tu cliente

Si a tu branding o imagen de marca le añades la confiabilidad, el prestigio y el recorrido de Prosegur Seguridad, saldrás beneficiado sin ninguna duda. En muy poco tiempo y de manera prácticamente inconsciente, todos tus clientes, proveedores, competidores… asociarán tu logotipo, tu marca, a la nuestra. De este modo, tu negocio estará ligado a ideas y valores como «confianza», «seguridad» o «tranquilidad». Además, un vigilante de seguridad presencial también contribuye a mejorar la atención al público, añadiendo un importante factor humano a tu actividad.

Asegura el mantenimiento del orden en todo momento

En aquellos negocios en los que existe un alto grado de actividad, tráfico de personas y vehículos, o en las ocasiones puntuales donde se pueden dar situaciones algo desordenadas, un vigilante de seguridad presencial es garantía de orden. Un profesional preparado puede asegurarse de que cualquier situación que se desarrolle en tu negocio se produce de manera ordenada y sin sobresaltos, evitando el caos que la falta de supervisión puede desencadenar.

Un vigilante de seguridad sigue siendo mejor que una máquina

No tenemos nada en contra de los excelentes sistemas de seguridad y vigilancia que cuentan con la tecnología como aliada. De hecho, te recomendamos muy encarecidamente su uso, ya que también somos especialistas en ellos. Aún así, también te recordamos que un vigilante de seguridad tiene «algo» que ninguna inteligencia artificial ha logrado, de momento. Puede ser instinto, experiencia, intuición o una combinación de todas ellas. El caso es que, cuando es necesario, siempre agradecerás tener a una persona cualificada cerca que vele por tu seguridad y garantice la protección de tu negocio.

En Prosegur lo que cuentan son las personas. Apostamos por una comunicación más cercana y transparente que nos permita conocer las inquietudes y necesidades de nuestros clientes y nuestros empleados.

PONTE EN CONTACTO