Llámanos




Motivo de tu solicitud:


Si quieres trabajar con nosotros, por favor Haz Clic Aquí


Política de Privacidad

PONTE EN CONTACTO





Motivo de tu solicitud:


Si quieres trabajar con nosotros, por favor Haz Clic Aquí


Política de Privacidad

O llámanos

PONTE EN CONTACTO

Servicios

Así serán los parkings del futuro. El reto de la digitalización y la seguridad

El proceso de aparcamiento es tedioso, aunque inevitable. Nuestros vehículos son activos que han requerido de una inversión determinada y cuyo mantenimiento también entra en nuestras consideraciones presupuestarias. Además, son un bien de consumo de alto valor. Por eso, cuando es necesario, acudimos a los parkings para proteger este patrimonio y, por qué negarlo, para evitar el quebradero de cabeza de dar mil vueltas, en busca de un espacio.

Este sector de actividad, el de los aparcamientos privados, también está sujeto a la revolución tecnológica. Y no está de más echar un vistazo a lo que se viene en los próximos años, para estar preparados y liderarlo.

Un sector personalista y «familiar»

En líneas generales, en los parking suele haber casi siempre el mismo tipo de cliente. De hecho, muchos propietarios de vehículos recurren siempre al mismo aparcamiento, por conveniencia geográfica o por otros motivos.

Por ello, este tipo de negocio tiene una orientación abierta, muy vinculada al trato directo con el cliente — lo que aporta mayor sensación de seguridad — y al que le rodea cierto aire «familiar», nacido del hábito.

Aunque en los parkings el control de accesos y las cámaras de seguridad son omnipresentes por sus necesidades intrínsecas, aún están muy enlazados con el trato personalizado y analógico.

Una transición tecnológica «suave», más allá de las cámaras y el control de accesos

A pesar de lo dicho anteriormente, la automatización es cada vez mayor. No sólo en los métodos de cobro y pago, también en la supervisión de los accesos y la gestión remota de las cámaras de vigilancia.

La revolución tecnológica no parcela, por lo que no diferencia sectores de actividad y afecta a todos por igual. A la velocidad a la que se desarrolla la tecnología y los requerimientos de los usuarios actualmente, es conveniente ir implementando de manera progresiva medidas de seguridad adaptadas a los tiempos actuales, para saber adaptarse a los sucesivos cambios tecnológicos.

El coche que viene: hacia la autonomía total

Los analistas aseguran que en 10 ó 15 años, los coches autónomos serán una realidad comercial. El conductor estará presente en el vehículo tan sólo como pasajero o para intervenir en situaciones de emergencia que, idealmente, rara vez se presentarán.

Aunque su uso generalizado aún tardará un poco más, todo lo que rodea al mercado del automóvil tendrá que transformarse de manera importante para afrontar esta nueva realidad.

Los aparcamientos deberán responder a las necesidades de los coches del futuro y atender a las necesidades de unos clientes que, con total seguridad, no valorarán el trato personal y analógico al mismo nivel al que lo hacen hoy en día.

Un aparcamiento 100% automatizado y seguro

Aunque ya existen experiencias de sistemas de aparcamiento automatizado, con brazos y plataformas robotizadas, éstas presentan todavía un largo camino de desarrollo por delante.

En un futuro bastante más cercano del que pensamos, con la presencia generalizada de coches autónomos que no requerirán de intervención humana, los aparcamientos totalmente automatizados y gestionados por inteligencia artificial, que interactuará con la inteligencia artificial de los vehículos sin nuestra intervención, serán el pan de cada día.

En este escenario, el pasajero abandonará el coche a la entrada del aparcamiento y se olvidará del vehículo, pues se iniciará un proceso automático en el que no será necesaria su presencia para almacenar el automóvil en un espacio mucho más reducido que actualmente.

En este marco futuro, las necesidades en seguridad de estos espacios evolucionará de manera paralela para cubrir las expectativas de los clientes y ofrecer una situación de confianza adaptada a las tecnologías.

En Prosegur lo que cuentan son las personas. Apostamos por una comunicación más cercana y transparente que nos permita conocer las inquietudes y necesidades de nuestros clientes y nuestros empleados.