Soluciones de seguridad

¿Qué características profesionales debe tener un vigilante de seguridad?

El perfil profesional que debe estar presente en toda empresa de vigilantes de seguridad tiene unas características muy concretas. Tomadas en conjunto, conforman a un buen profesional del sector de la seguridad y garantizan, no sólo la buena prestación del servicio, sino que hacen posible que la presencia de ese vigilante genere valor para el cliente que ha optado por profesionalizar sus sistemas de seguridad. Veamos cuáles son las principales y más importantes características de un buen vigilante.

Una buena forma física

Es evidente que un vigilante de seguridad puede verse obligado a reaccionar en una situación de riesgo y debe hacerlo, si es necesario, con eficacia y rapidez. Un buen profesional de la seguridad debe estar preocupado por su estado de salud, su forma física y su formación en disciplinas específicas como la autodefensa, la inmovilización y reducción de personas, etc. Esto da muestras de un compromiso con la eficiencia en su trabajo y también un compromiso consigo mismo para desarrollar su labor en las mejores condiciones posibles.

Un aguzado sentido común

En infinidad de escenarios el vigilante de seguridad debe analizar la situación a la que se enfrenta y ponerla en contexto junto a las normas y protocolos a las que está obligado. En ocasiones, lo que dictan las normas y lo que dicta el sentido común siguen caminos paralelos o contrapuestos. Y es el factor humano el que marca la diferencia. Aún hoy es ese factor humano el que decanta la balanza hacia lo que decide un profesional en el terreno, frente a las innumerables ventajas de la tecnología.

Buena presencia y habilidades comunicativas

Como todo trabajo realizado de cara al público, la labor de un vigilante de seguridad tiene que reforzarse con unas adecuadas habilidades comunicativas. Un buen talante, capacidad de diálogo, serenidad en situaciones de tensión y estrés, asertividad y habilidad para interactuar con otras personas de manera efectiva son herramientas importantísimas para un profesional que se dedica a la vigilancia. A esto debe sumarse un aspecto externo pulcro, cuidado y sobrio, que refuerce las ideas de confiabilidad y solidez que debe estar presente en todas las facetas del trabajo en este sector.

Capacidad de liderazgo y trabajo en equipo

En diversos supuestos del trabajo en protección y seguridad, el profesional debe trabajar en colaboración con otros integrantes de un equipo más amplio. Bien sea de la propia empresa de vigilantes de seguridad, bien sea de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En esas ocasiones, el vigilante debe contar con los mecanismos y las herramientas apropiadas para trabajar en equipo de manera coordinada y eficiente. También ocurre que ese profesional debe tomar decisiones de manera rápida y tiene que ser capaz de adoptar una posición de liderazgo ante otros en ocasiones puntuales.

Formación y experiencia

Como en otros muchos sectores profesionales, en el campo de la seguridad y la vigilancia hay que estar al tanto de multitud de avances, cambios y nuevos ecosistemas de trabajo. Para mantenerse al día, un vigilante de alto nivel debe estar inmerso en un proceso de formación permanente que haga imposible que «pierda pie» en ese marco. A esta formación para la excelencia también debe sumarse la experiencia atesorada por todo profesional que, muchas veces, dirige al vigilante en la dirección correcta en situaciones similares a otras que ya ha vivido con anterioridad y ha solventado con éxito.

En Prosegur Seguridad contamos con vigilantes de seguridad cualificados, capacitados y dotados de las más avanzadas herramientas tecnológicas para apoyar sus tareas de vigilancia y gestionar y poder reportar sobre la actividad e incidencias.

En Prosegur lo que cuentan son las personas. Apostamos por una comunicación más cercana y transparente que nos permita conocer las inquietudes y necesidades de nuestros clientes y nuestros empleados.

PONTE EN CONTACTO